Bienvenido. Eres el visitante No.

LÓPEZ OBRADOR ¿HEROE O VILLANO?

Andrés Manuel López Obrador, líder único de Morena, impuso a dedazo a la maestra Delfina Gómez como su candidata al gobierno del Estado de México. Esto que en cualquier otra parte del mundo despertaría indignación o repugnancia, en México es lo normal, pues todos los partidos políticos desprecian a sus militancias a las que tratan como descerebradas y deciden por ellas. Todos los candidatos del 2017 fueron impuestos con dedazos de lo más infame, y nadie se queja.
Con todo, la maestra Delfina Gómez fue una candidata requete simpática, laboriosa, informada, ecuánime y de una civilidad fuera de lo común en este país, donde los candidatos se comportan como salvajes. 
La campaña de Morena iba de maravilla, las encuestas presagiaban un éxito contundente, y para esto colaboraba el desprestigio del PRI y de su candidato Del Mazo; La corrupta y desvergonzada Josefina Vázquez Mota candidata del PAN, que espantó hasta a los panistas más leales que buscaban un destino útil para su sufragio; y la decadencia del PRD, donde su dirigente nacional Alejandra Barrales estaba atareada comprando inmuebles en la capitalista y derechista norteamérica.  
Por desgracia todo Paraíso sufre a su propia Eva, y por ese designio inmarcesible surgió Eva Cadena, en ese momento candidata de Morena a la presidencia municipal de “Las Choapas” Veracruz, y todavía diputada local de Morena. Eva hizo su vídeo aparición no robando la fruta prohibida, sino recibiendo abultados e inocultables fajos de billetes destinados a Andrés Manuel López Obrador.
El vídeo fue transmitido de frontera a frontera y de costa a costa, así que Andrés Manuel contestó con una contramedida, otro vídeo en el cual disculpaba a Eva Cadena, diciendo que le “pusieron un cuatro” a la candidata y que él avalaba su honestidad.
La contramedida fue un desastre, durante varios días López Obrador defendió como si fuera Adán a su Eva, pero con argumentos como para expulsarlo del Paraíso, hasta que piadosamente Héctor Díaz Polanco, Presidente de la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena, expulsó a Eva Cadena del partido y revocó su candidatura. Ya sin posibilidad de nada, López Obrador dejó de defender a su ingrata Eva, pero con lo ocurrido el sexagenario líder de Morena estaba más “enchilado” que una torta ahogada.
El incontrolable macuspano ya caliente, se lanzó como si fuera candidato a Gobernador, alcalde, diputado, regidor, y en suma, como el que hace las tortas, las cobra, las sirve,  se las come, las paga y lava la loza; AMLO usurpó a sus candidatos dejándolos como aplaudidores y solo Dios sabe por qué, pero un día en plena campaña, recibió un certero “huevazo” mientras peinaba sus plateadas sienes, con lo que montó en santa ira, y acusó a Yunes, de ser el todopoderoso "enemigo malo".
En ese momento no se le podía preguntar nada al ciclón del Sur, porque a todo mundo acusaba de “corrupto”, "Traidor" o "Calumniador" y para su mala suerte a Pepe Cárdenas le correspondió que lo imputara como "calumniador" sin deberla ni temerla, y no se contuvo con el locutor de Radio Fórmula, pues se siguió de largo contra periodista,  y contra "Prianistas, panistas y perredistas" a los que calificó de traidores, corruptos y etc, etc.
Ante el desbocado protagonismo de López Obrador, los candidatos de Morena se evaporaron o se convirtieron en fantasmas en sus propias campañas, no podían hablar, ni protagonizar nada, pues el único vocero y protagonista era Andrés Manuel López Obrador.
El siguiente paso fue lanzarse contra Juan Zepeda, candidato del PRD, y lo demás es historia, el Presidente Legítimo fue arrastrado y abusado por el rockero. A resultas de la golpiza que le propinó al tabasqueño, Juan Zepeda recuperó los votos perdidos de los perredistas y Morena perdió los que había logrado y los que se le prometían.
En este punto López obrador ya estaba jugando a la "Ruleta Rusa", subía vídeos a Youtube y recitaba el verso de las "aves que cruzan el pantano" de Salvador Díaz Mirón hasta convertirlo en un recurso predecible y por ello, contraproducente, además su ignorancia histórica le jugaba malas pasados, como ocurrió al tratar de explicar por qué la victoria de Del Mazo sería “pírrica”. 
En realidad ni útil ni productiva fue la intervención de López Obrador, y terminó agrediendo y ofendiendo sin necesidad alguna, a panistas y perredistas de a pie, precisamente aquellos que son ajenos a las cúpulas, y las pandillas depredadoras de sus partidos, que son personas de buena voluntad que votan por esos partidos, y que en su mayoría se disponían a votar por Delfina y por Morena, pero que López Obrador con su agresividad gratuita y necia, logró que cambiaran de opinión.
Como ahora sabemos: Josefina recibió el mismo porcentaje de votos que el PAN ganó seis años antes, el PRD también retuvo el mismo porcentaje  del 2011, por lo que en la captura de "votos útiles" del PAN y del PRD no se logró nada. El único que perdió votos fue el PRI, muchos y en favor de Morena, pero no fueron suficientes.
Nuestras esperanzas en un México mejor y distinto parecen ingenuas, el tiempo pasa y si bien cambian los protagonistas, los papeles son siempre los mismos: Andrés Manuel López Obrador y Vicente Fox Quesada siendo tan distintos en lo personal, representan el mismo papel de descocados, agresivos en lo banal, despectivos con sus camaradas militantes e irresponsables de sus actos, todo queda a la fortuna, nada se controla o se cuida.
Otra vez se le acaba el tiempo a López Obrador, otra vez llega con un alto índice en las preferencias de los electores, pero ahora más que nunca necesita cordura y prudencia para la elección del 2018, algo que parece imposible a nuestro caprichoso huracán sexenal.    

Por Antonio Limón López.


MÉXICO, TAMBIÉN ES UN FRAUDE A LA ECOLOGÍA.

Fue necesario que Leonardo Di Caprio se quejara de la inminente extinción de la Vaquita Marina, para que Enrique Peña Nieto movilizara a su adormilado gabinete, para "rescatar" a este mamífero que aún habita en el Golfo de Baja California.
Por desgracia, el negocio de “La protección a la Vaquita Marina” inició con el torpe gobierno de Felipe Calderón, que concentró su protección regalando dinero a los pescadores de la zona para que estos no capturarán a la vaquita Marina, con dicha estrategia seguida por su amigo Enrique Peña Nieto, lograron que de 1500 ejemplares al inicio del programa, solo resten 30 vaquitas. Y los “pescadores” a cambio, han logrado ingresos “extras” por 1,200 millones de pesos.
En el negociazo de la “Vaquita Marina”, también han obtenido pingues ganancias algunos despachos de brillantes especialistas,...., especialistas en apropiarse del Presupuesto de Egresos.
Finalmente la estrategia es mantener a los pescadores “fuera del Mar”, es decir que los sostendremos al 100%, sin que esto asegure que la pesca clandestina sea erradicada. Pobre animal, pobre vaquita, entre un gobierno de idiotas y una mafia astuta, desaparecerá de la faz de la Tierra, y eso aparte nos costará otros mil millones de pesos extras. También pobres,...., de nosotros.
Claro que este gobierno de simuladores se presentó puntual a ratificar nuestros compromisos con el “Acuerdo de París”, ahí México se comprometió a reducir el 22% de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, y a reducir el 50% de los gases derivados de la combustión del Carbón crudo. Esto implicaría miles de millones de dólares en la substitución de nuestra anacrónica industria, y una gran transformación a nuestras inoperantes normas ambientales. Necesitaríamos un México verde, eficiente, honesto y sin simulaciones.
En tanto la substitución será un gran negocio para la industria europea y norteamericana, pues para empezar la Sra. Angela Merkel se dejó venir a visitarnos para promover toda su “industria y tecnología verde”, lo peor del caso es que la ONU tiene 100,000 millones de dólares anuales en favor de países pobres como México, pero nuestro Presidente dijo ¡NO!, y se comprometió a pagar todos los gastos para comprar tecnología alemana, francesa, norteamericana, belga, italiana, finlandesa y holandesa con el dinero de los mexicanos. México no necesita un centavo de la ONU, así de presumidos somos.
Es difícil saber si el gobierno mexicano es impío o imbécil o ambas cosas a la vez, porque comprarle tecnología al primer mundo y no utilizar los fondos de la ONU para ese mismo fin, es un crimen. La mitad de México está en la miseria (Espero se entere el Sr. presidente de este hecho). Además no es para comprar nada que produzcamos en México, ni les venderemos nada que no sea petróleo, si aun queda algo) pues toda esa tecnología es de los mismos países ricos, para colocarla en México.
México es pobre, y su gobierno presuntuoso y fracasado en todo, no podemos proteger a la Vaquita Marina y sin embargo, gastaremos lo que no tenemos para seguir la agenda ecológica del “Acuerdo de París” y la pagaremos con el dinero que podría suavizar la miseria en nuestro país. Nuestro gobierno quiere ser candil de la calle, pero apenas es obscuridad de nuestra casa.


Por Antonio Limón López.

There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.